La belleza detras de una conexión

Han pasado meses desde mi última entrada y la verdad no tengo ganas de entrar en detalle porque este espacio no es mío – es de todos, y yo no soy nada ni nadie, tan solo la mensajera. Te comparto un poco sobre la información que se me ha revelado estas últimas semanas directamente desde la fuente y la experiencia propia. Siempre con mucha humildad y cariño. Si te resuena, siéntete libre de compartir.

21 de marzo, 2021

‘Cuando se ama, se otorga la habilidad de conocer las profundidades de la vulnerabilidad. Es presentarse de manera cristalina en ausencia de filtros para enmascarar esos defectos que te hacen humano. Esos filtros que se generan por aquella necesidad de complacer o de ser aceptado por el prójimo. Y quizás el amor se trata de encontrar a la persona que puede mirar más allá de cualquier imperfección. Alguien que sienta intriga e incluso deseo de besar cada cicatriz con el mero propósito de sanar. Es entender que cada quien carga con sus heridas y que hay cicatrices en el otro que simplemente no se van a borrar. Y quizás el verbo ‘amar’ está ligado con la valentía. Pues no es de cobardes atreverse a nadar en las profundidades de otro ser. La mayoría de las veces te vas a topar con dragones que ni siquiera sabrás donde la espada debes clavar. Dragones que jamás imaginaste habitaban en ese ser que tanto amas. Y eso es el verdadero significado de amar. Entender que tu trabajo no es pelear contra los dragones del otro, si no acompañar y sin filtros aceptar.’

14 de abril, 2022

‘Deja de buscar maneras externas de mostrar tu amor por alguien. Cuando se ama de verdad, de manera desinteresada, se trabaja en uno mismo para ser de servicio y así aportarle a esa persona desde la experiencia propia. Está bien mostrarse vulnerable y continuamente hacer el trabajo en equipo. Pero si no tienes tus temas identificados y bien trabajados, corres el riesgo de caer en la trampa de la percepción. En donde te tomas las cosas personales y empiezas a proyectar en lugar de sumar. Te creas una realidad falsa que solamente existe en tu mente cuando en realidad todo está bien. Y cuando se ama de verdad, la comunicación es el factor más importante para poder tener siempre una relación despejada y libre del ego que se alimenta del miedo. Entonces si amas de verdad trabaja en ti para que seas tu mejor versión y así aprendas a percibir desde el amor.’

6 de mayo, 2022

‘Cuando vemos las cosas desde el ego y el miedo, cualquier obstáculo que se ponga en el camino lo percibimos como una amenaza. Y de ahí nace esta emoción densa de ‘pelea o corre’. Es este sentimiento que nos llena de ansiedad y confusión. En cambio, cuando vemos las cosas desde el amor, los obstáculos se convierten en retos. Una oportunidad más para la evolución de nuestra alma. Un aprendizaje que esta por reflejarse. Cuando yo no aprendo y elijo enfocar mi atención hacia el miedo, me estoy haciendo un gran daño. Esta vida representa un salón de clases y a mí me toca no solo aprender si no también hacer el trabajo necesario para hacerlo. Traducir cada lección en acción siempre desde un estado de amor.

18 de mayo, 2022

‘Que es el amor verdadero? ¿Como lo identificas? Desde niña me vendieron esos cuentos de Disney en donde la princesa tiene que pasar por ciertos obstáculos con el mero propósito de encontrar y ser salvada por su príncipe azul. Y al final de cada historia, el famosísimo ‘y vivieron felices por siempre’. ¡Que verdadera churrada! Jajaja. El amor es felicidad claro, pero el verdadero amor es muchísimo más que eso. El amor es un compromiso. El reto más importante que nos pone la vida. Porque el amor verdadero solo ocurre cuando aprendemos a reconocer que todos somos un espejo. Y como todos los espejos, la persona que ‘amamos’ viene a reflejarnos todo lo bueno y también lo malo. Y cuando existe amor verdadero te atreves a enfrentar cualquier obstáculo o tema que se te presente. Cuando hay amor, hay valor. Valor de aceptar todo aquello que te falta trabajar en ti. De soltar todas esas creencias limitantes que nos instaló el miedo. Cuando hay amor dejas de apuntar al prójimo y mejor te atreves a saltar hacia las profundidades de tu ser. ¡Y qué fuerte es eso! Tener que lidiar con tus demonios con tal de crecer y de poderle presentar tu mejor versión a esa persona que tantas amas. Porque cuando hay amor verdadero, aceptas que no eres solo tu. Que tus palabras y acciones tienen el poder de afectar a lo externo. ¿Y qué caso tiene amar si no vamos a aprender algo? El amor nos invita a crecer, a mejorar. A elegir la luz en vez de la obscuridad – esa que nos brinda el ego, el orgullo, los celos y el rencor. Así que no, el amor no es tan fácil y sencillo como lo pintan en las películas. El amor es una evolución constante con la persona que tantas amas. No a solas, si no tomados de la mano.’

20 de mayo, 2022

‘Cuando aceptas que tu realidad es un reflejo directo de lo que llevas dentro, te atreves a ponerle más atención a lo que llevas en tu equipaje. Es más fácil apuntar y culpar a lo externo por todo aquello que te reta. Pero la realidad es que hasta el más mínimo detalle lo elegiste tu. Cada persona que se te atraviesa en el camino. Cada perdida y cada oportunidad. Todas esas ‘señales’ que recibes. Canciones, olores, números repetidos – todo es una manifestación física de lo que tu alma está tratando de mostrarte. Y desgraciadamente, muchos viven cegados a esta verdad. Algunos le llaman destino, otros coincidencia. Pero la verdad es que todo lo que nos rodea día a día tiene un propósito divino. Y existen emociones densas que conforme pasa el tiempo, se estancan. Se convierten en bloqueos energéticos y mientras más los ignoremos se vuelven más difíciles de descrear. Ahí es donde entra la famosa ley del espejo.

Existe una gran diferencia entre una relación y una conexión. Las relaciones se forman a través de un vínculo que se genera cuando te relacionas con alguien. Tu familia, vecino, compañero de trabajo, amigos e incluso tu pareja. Básicamente es alguien con quien te toca coincidir. Las conexiones se forman a través de justo eso – conexión. Es esa familiaridad que encuentras en la otra persona. No necesariamente intereses en común. Es algo muchísimo más profundo que eso. Una conexión nos invita a conocernos a nosotros mismos a través de los ojos de alguien más. Nos invita al deseo de querer mostrar siempre nuestra mejor cara, aunque a veces esto resulta ser realmente retador. Y es que cuando se trata de una conexión, no solamente surgen emociones bonitas si no también densas.

Esto es resultado de todas esas emociones que llevamos enterradas. La conexión saca a la superficie todos esos bloqueos y creencias limitantes que han habitado en lo más profundo de nuestro ser por años y años especialmente desde la niñez. Entonces las conexiones no siempre son fáciles y gozosas como lo pinta la sociedad. Si es una conexión lo que estas teniendo con alguien, todo lo bueno y todo lo malo tarde o temprano va a salir a la luz. Eso de una pareja ‘toxica’ es bastante común en una conexión porque esos demonios internos salen a la superficie. El secreto es saberlos manejar y comunicar para así poder trabajarlos en equipo.

Suelta el miedo a el abandono o a ser juzgado. Todos estamos haciendo lo mejor que podemos con la información que tenemos disponible. Cuando realmente conectas con alguien, esa persona tiene la habilidad de aportarte y ayudarte a evolucionar porque tiene los mismos temas en su equipaje. ¡Comunica! Aprendan juntos que a eso venimos a esta vida.’

Sat Nam.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: